¿Sabíais que hacer actividades que trabajen los músculos y las articulaciones, nos ayuda a organizarnos?

Gatear, empujar, tirar, levantar, subir y “chocar”, todo ello proporciona un estímulo profundo llamado propioceptivo que activa directamente los receptores de los músculos y de las articulaciones, y esto nos aporta calma al cuerpo. Esta sensación de calma la sentimos los adultos cuando utilizamos aparatos de gimnasia o pesas en un gimnasio, o cuando hacemos una actividad física de gran esfuerzo.

Esta sensación de organización interna y calma tan agradable, permanecerá unas dos horas después de haber hecho ejercicio. Los niños reciben esta misma sensación mediante el juego que les facilita este tipo de estímulos propioceptivos. Así pues, cuando los niños reciben este tipo de estímulos pueden tener esa sensación de estar organizados durante un buen rato, y eso les ayuda a estar más atentos y tranquilos.

Es recomendable que una terapeuta ocupacional le pueda recomendar los mejores juegos para que su hijo reciba los estímulos propioceptivos necesarios para mantenerse más organizado. Aquí tenéis una lista de algunas actividades generales que le pueden ayudar en casa.

Algunas actividades incluyen:

* Saltar sobre una cama elástica: las camas grandes que puede tener en un jardín o encontrar en una feria, y las pequeñas que se pueden tener en el comedor de casa o dentro del aula;

* El uso de balones medicinales de entre 1 kg y 2’5 kgs para jugar a aguantar mientras se salta, o llevarlos de un lugar a otro de la sala, o mantenerlos sobre las piernas;

* Gatear por dentro de túneles, o sobre superficies blandas (colchones, arena …);

* Actividades de escalada, trepar, trepar por cuerdas seguras … Todo con seguridad y máxima protección;

* Caminar haciendo la carretilla (tal y como se muestra en la imagen del final del texto, donde el niño puede situarse sobre una pelota de psicomotricidad);

* Y todas aquellas actividades que os podáis inventar vosotros en casa y que pueden inventarse vuestros hijos, que les ayuden a recibir este estímulo propioceptivo.