Recomendaciones para facilitar algunas situaciones diarias

A continuación os ofrecemos algunos consejos generales para ayudar a sus hijos con dificultades sensoriales en las diferentes actividades de la vida diaria:

Irse a la cama:

* Aseguraros de que la habitación es bastante oscura o por lo contrario que tiene la luz que necesita vuestro hijo para dormir (una pequeña cantidad de la luz puede ser de ayuda para algunos niños, mientras que la luz de debajo de la puerta podría molestar a otros).

* Podemos utilizar una máquina que proporcione un ruido rítmico y neutro: un acuario, una luz sonora con burbujas, o música suave como Mozart. Incluso el ruido monótono y grave de un ventilador puede ayudar a algunos niños a dormirse.

* Facilitar estímulos que impliquen la presión profunda: a través de un masaje en la espalda, un masaje utilizando movimientos largos y firmes o podemos también presionar a los pies, piernas, manos y brazos, También podemos intentar utilizar una manta que sea muy pesada, y llenar la cama de almohadas y peluches (que vuestro hijo se pueda poner abajo).

* En otras ocasiones podemos ayudarles utilizando nórdicos (que prácticamente no pesen), permitir que duerman desnudos (sin que la textura del pijama les pueda molestar), y en estos casos el uso de suavizantes muy potentes permitirá que la ropa de cama sea más fina y resulte menos molesta para los niños hipersensibles al tacto.


Cortar el pelo:

* Utilizaremos el concepto arreglar el pelo y dejárselo un poco más corto, en lugar de decir que iremos a cortar el pelo.

* Podremos hacer una visita a la peluquería unos días antes de ir, sólo para ver cómo los otros niños se arreglan el pelo.

* Antes de cortar el pelo, un masaje en el cuero cabelludo será de gran ayuda. Incluso podemos utilizar un material vibratorio.

* Anticiparles que les pondrán una capa (de tela o de plástico). Para añadir un poco de magia, podemos explicarles que esta capa les da fuerza, y los protege.

* Potenciar el juego simbólico en casa: vamos a jugar a peluquerías…

El momento de vestirse:

* Algunos niños que tienen hipersensibilidad al tacto, necesitan usar ropa muy suave, de algodón, y que haya sido lavada con suavizante. Esto les facilita estar más organizados y tranquilos durante el momento de vestirse.

* Otros niños se sienten más cómodos utilizando ropa muy ajustada. Facilitar que utilicen este tipo de ropa: pantalones de ciclista, mallas, camisetas de talla más pequeña, calcetines ajustados, zapatos con velcro… El hecho de llevar esta ropa tan ajustada les da mucha información de tacto profundo, les permite sentirse más a gusto y organizados, lo que facilita una buena conducta y una mejor capacidad de concentración.

* En niños hipersensibles evitaremos comprar ropa de nylon o mezclas de poliéster, cortaremos todos los hilos y las etiquetas … A menudo puede ser necesario el uso de calcetines sin costuras

Ir de compras:

* Evitaremos siempre ir de compras durante las horas punta cuando las tiendas están más concurridas y ruidosas.

* Permitir que los niños empujan el carro de la compra, facilitará una buena entrada de estímulo propioceptivo. También les pediremos que nos ayuden a colocar en el carrito todas aquellas cosas de peso, porque nuevamente estarán recibiendo estímulo propioceptivo, que siempre ayuda a estar más organizado.

* Los niños mayores pueden ayudar a escribir la lista de la compra, y ayudar luego a encontrar los alimentos de los estantes del supermercado. Los más pequeños pueden ayudar a hacer la lista de la compra con dibujos, de tal manera que luego ellos mismos podrán identificar cuando estamos en el supermercado

Entrenando el control de esfínteres… ¡Vamos al baño!

* Algunos niños pueden sentir mucho miedo por el tamaño de la taza del WC, así como sentir pánico cuando sus pies dejan de tocar el suelo. Por eso será de gran ayuda ir a una tienda con su hijo, y que le ayude a elegir ese orinal o aquel elevador que más seguridad le dé.

* Otros niños tienen pánico del ruido que hace la cadena del WC. Un aspecto que puede ayudar es tener cierto control de la situación: el niño contará con nosotros “1, 2, 3…¡Ahora! “Y justo cuando el niño tira la cadena (con nuestra ayuda), empezamos a aplaudir y a gritar ¡viva!”, Por lo que nosotros y el niño hacemos más ruido del que en realidad está haciendo la cadena del WC.

* A veces, una ropa interior demasiado ajustada, puede interferir en la toma de conciencia de la sensación de ir al baño.

Por eso puede ayudar llevar ropa muy ancha, o incluso potenciar momentos en los que su hijo puede ir desnudo, aumentando así la sensación corporal.

Para obtener más información útil: www.sensorysmarts.com

Para encontrar ropa sin costuras: www.sensoryconfort.com