¿Es bueno o malo jugar con los vídeojuegos?

A menudo nos preguntáis si tenéis que comprar videojuegos a vuestros hijos, o si los tenéis que dejar jugar al ordenador…

¿Es bueno o es malo? ¿Cuánto rato? ¿A qué juegos?

Los videojuegos, las consolas y estos elementos electrónicos (como el ordenador), pueden ser un buen estímulo por el desarrollo cognitivo, para la madurez de la percepción visual, para trabajar la memoria, la deducción, asociación…

Hay que tener en cuenta pero, que no es un elemento necesario para el desarrollo de las habilidades mentales, aún así, puede ser una herramienta útil y motivadora.

Como punto clave, hay que tener en cuenta que el mejor aprendizaje se da a través de la experimentación real, la manipulación y la percepción sensorial. Por este motivo, el mejor aprendizaje, el más rico, se logrará a través del juego motriz y de la experimentación real. Aún así, a través de las nuevas tecnologías se han podido crear unos juegos que aproximan un poco la realidad a las pantallas, y por este motivo los videojuegos pueden ser un elemento para potenciar los aprendizajes.

El gran problema actual es que muchos niños y adolescentes dedican demasiado tiempo a este tipo de juegos, y esto comporta problemas como dificultades de comunicación, sobre estimulación y aislamiento.

Tal y cómo hemos comentado, se trata de un elemento complementario y motivador, y por este motivo, no puede ser nunca un sustituto del juego real: motriz, sensorial y de cooperación, que es imprescindible para el correcto desarrollo de los niños.

¿Cuánto rato hay que dedicar? Depende de la edad de cada niño, y de su interés. El tiempo continuado de juego, no tendría que sobrepasar nunca una hora. 60 minutos es el tiempo máximo que se tendría que permitir de juego continuado y diario, en niños de edades inferiores a los 12 años. En épocas escolares tampoco se tendría que utilizar entre semana, pues se trata de un elemento que comporta una gran sobreexcitación y aislamiento. Tendría que ser pues, un juego para utilizar durante los días festivos, y nunca se tendría que utilizar cuando falten menos de 3 horas para ir a dormir. Entre las 5 y las 7 de la tarde las consolas y ordenadores tendrían que apagarse.

Estamos hablando de normas de uso general, y puede haber excepciones. Hay que consultar directamente con un especialista, sobre todo cuando se trata de un niño con alguna alteración sensorial, emocional o neurológica.

¿Qué juegos son los más adecuados? Juegos de razonamiento, de deducción, lógica, construcción, percepción visual, memoria… Y también los juegos de coordinación motriz, que comportan movimiento del cuerpo en el espacio. A continuación os ofrecemos recortes de un artículo de La Vanguardia, que habla de los beneficios de un juego: El Tetris.

El ‘Tetris’ ayuda al cerebro:

Puede causar cambios favorables en las áreas vinculadas con el pensamiento crítico, el procesamiento del lenguaje y la planificación de movimientos coordinados.

Washington. (EFE).- Un estudio revela que el “Tetris”, uno de los juegos electrónicos más populares en los años 80 y 90, que consiste en encajar piezas geométricas que caen inevitablemente por la pantalla, tiene efectos positivos en el cerebro de los jugadores.

Según un artículo que publica hoy la revista BMC Research Notes, dedicar tiempo a este juego puede causar cambios favorables en las áreas del cerebro vinculadas con el pensamiento crítico, el procesamiento del lenguaje y la planificación de movimientos coordinados. El equipo de investigadores, encabezado por el psicólogo Richard Haier, de la Red de Investigación de la Mente y profesor en la división de neurología pediátrica de la Escuela de Medicina a la Universidad de California, llevó a cabo experimentos para determinar de qué manera este juego impacta en la eficiencia y el tamaño del córtex cerebral. Se llevó a cabo un estudio, del cual se ha redactado un artículo que dice lo siguiente: las áreas del cerebro que mostraron un córtex cerebral relativamente más grueso, fueron el área Brodman BA6, ubicada al lóbulo frontal izquierdo, BA22 y BA38, ubicadas al lóbulo temporal izquierdo.

Los científicos creen que BA6 tiene un papel en la planificación de movimientos complejos y coordinados mientras que las áreas BA22 y BA38 se considera que son la parte del cerebro activa en la integración multisensorial, es decir, la coordinación dentro del cerebro de la información visual, táctil, auditiva y fisiológica interna.

Podéis encontrar el artículo entero en la página web de La Vanguardia